martes, 28 de febrero de 2017

Cuando ya no te Esperaba



Cuando ya no te esperaba

Me fui en silencio porque no quería despedirme de nadie, me fui como se va una tarde tibia de primavera, sin prisa pero con desapego.

Con un par de alas remendadas hasta más no poder me marche queriendo dejar los fantasmas de la decepción  por un lado sin embargo estas también se ocultaron dentro de mi equipaje y un día sin más volvieron a aparecer y yo volví a caer.

Y todo volvió a tornarse gris, caminando calles y avenidas solitarias, tomando trenes y buses que estaban llenas de ruidos, ruidos de personas frías, tan frías como las propias tristezas de mis lágrimas en una noche de invierno bajo cero.

Así es, no importa a donde llegues la soledad estará allí, y allí estaba yo hablándole a la luna en una noche fría sentado en un café, recordando los viejos tiempos, los amigos, la familia, el amor cruel pero tan necesario porque al final amar no es una elección si no mas bien es el propio sentimiento que aparece porque sí, porque el universo, porque vaya yo a saber… lo único que sé, es que cuando ya no te esperaba apareciste...

Apareciste como la mañana llega tan puntual a la cita del nuevo día, me entregaste tu amistad y todo volvió a tornarse de colores vivos, y es que yo no creo en el destino, ni en las galletas de la suerte, pero desde que te vi supe que el destino estaba en aquella voz que me dijo hola, y desde  entonces cada suspiro se convierte en una galleta de la suerte que lleva tu nombre.

Donde yo estaba solo tú podías encontrarme y sin más llegaste a tiempo, justamente para empatar el juego y darme un tiempo extra para seguir escribiendo esto que llaman poesía, y después de todo mis alas siguen aleteándose porque tú les has dado un nuevo corazón, un nuevo halito y todo salió sobrando porque lo único necesario para mi corazón ahora es que se alegra al saber que piensas en mí, al saber que existes, que te puedo ver y sentir y que todo lo conviertes en felicidad.

Ya no importa el tiempo porque tú convertiste mis días en vida, ya no importa el lugar porque mientras tú estés cualquier lugar será mi hogar, ya no importan las estaciones porque cada día a tu lado serán siempre primaverales.

Eres eso que llaman tesoro porque cuando estoy contigo no existe la obscuridad,    cuando ya no te esperaba llegaste para enseñarme a volar sin alas.

¡Muchas gracias por comentar, compartir y suscribirte!

By: Words of HectorXp
Imagen de uso libre
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: Porfavor déjenme sus comentarios en las entradas de los post para que pueda verlos y seguirlos más fácilmente. Gracias